Poesía apocalíptica y muerte del arte. Martensen, Heiberg y Kierkegaard